Los multitudinarios mítines, las concurridas caravanas y las innumerables caminatas que  ha  realizado el movimiento Acción Regional con Pedro Bogarín a la cabeza, han terminado por inclinar la balanza hasta en la propia ciudad de Tarapoto, otrora bastión de Walter Grundel.

Solo con la entrega de mangas, stickers y volantes con su plan de gobierno, la candidatura de Bogarín parece haber seducido al tarapotino con la oferta del aeropuerto internacional y la dotación de agua potable. La pelea por la gobernación regional, parece estar menos estrecha de lo que se pensaba.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí