“Tenemos informe negativo de la zona rural de Manantay.Existen muchas familias damnificadas.Eso implica trabajar con coherencia por los que más necesitan; un apoyo humanitario responsable.

En vez de gastar la plata en actividades festivas, he preferido dar el apoyo a la población que más lo necesita”, aseveró el alcalde López Ríos. Después de conocer la primera cifra oficial del monitoreo del nivel del río Ucayali, evaluación de daños, desarrollado por una comisión de regidores y técnicos de Defensa Civil que navegaron por el río Ucayali, por un lapso de tres días, constataron que cerca de 400 familias de 13 comunidades están pasando momentos difíciles de inseguridad, de hambre y sed, clamando apoyo urgente.