En otro momento, la empresa estatal aseguró que mantiene un diálogo permanente con la comunidad de Chapis y sus autoridades, y “viene implementando los compromisos asumidos con la comunidad; así como, otros programas sociales que forman parte de su política empresarial”.

Sin embargo, agrega que, ante estos graves hechos, solicita la urgente intervención de las autoridades para restablecer el orden social, salvaguardar la integridad del personal de la empresa y sus contratistas y resguardar la infraestructura del Oleoducto Norperuano, al ser un activo crítico nacional.

Por último, Petroperú recordó que desde el 27 de noviembre se ha suspendido la operación del Oleoducto Norperuano, afectando la producción nacional de petróleo a causa de un sabotaje realizado por un grupo de dirigentes de la comunidad de Mayuriaga.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí