El hecho ocurrió en el Reino Unido. Un bebé de a penas un mes de nacido falleció luego que su padre de 16 años lo mordiera fuertemente en la nariz y lo arrojaran al piso. A la madre, también menor de edad (19) la incriminaron por encubrir el crimen de su pareja, ya que no llamó a la ambulancia para que su hijo reciba la ayuda necesaria. Esta semana los jurados de Winchester Crown Court oyeron la narración de la madre acerca de aquella fatídica noche del 10 de febrero.

La joven señaló que el bebé “se volvió gris” tras el ataque de su padre. Cuando los paramédicos llegaron a su domicilio en la localidad británica de Southampton ya era demasiado tarde.Ambos se hallaban bajo los efectos del alcohol, puesto que habían pasado una noche de fiesta.

Ella se hallaba en departamento y cuando él llegó la descubrió junto a dos amigos. Inmediatamente, el padre del bebé protagonizó una escena de celos. Ella no soportó su actitud y decidió terminar con él, así que lo echó de su casa.

Él se despedía del bebé cuando la madre escuchó un estallido. De inmediato, el adolescente intentó ocultar su actitud criminal y dijo que lo había puesto al borde del sofá para cambiarle el pañal y se cayó. “Pensé que estaba bien, pero después de un tiempo se puso gris. Un amigo mío al que llamé para dar la vuelta se dio cuenta de que algo andaba mal con la parte posterior de su cabeza”, narró la madre adolescente. “Mi vida ha sido horrible desde entonces.

No tardé en pedir ayuda y no dije que estaba preocupada por perder a mi novio”. “Cuando fui arrestado, no se sentía real. No sentí que se había ido. Estaba devastada”, señaló la joven ante el jurado de Reino Unido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí