El crecimiento de la actividad económica habría registrado un pico de alrededor de 4,5% en el primer semestre del 2018. Sin embargo, el ritmo de expansión se ralentizaría en torno a 3,5% en el segundo semestre si se materializa una desaceleración de la inversión pública, debido a las elecciones de autoridades regionales y municipales en octubre próximo, señaló el Banco de crédito del Perú (BCP).

De acuerdo con un reporte del Área de Estudios Económicos del BCP, la desaceleración de la inversión pública no es el único riesgo que podría frenar el crecimiento económico. Según informó, el segundo semestre del 2018 “no contará con un efecto base a favor” debido a que el crecimiento nulo de la demanda interna solo se dio en el primer semestre del 2017. De otro lado, la entidad financiera prevé que el ritmo de crecimiento del gasto privado se mantendrá en un rango de entre 3,5% y 4%.

“La recuperación más clara en los últimos meses puede acerca nuestra proyección de crecimiento al 4% en el 2018”, indicó la entidad financiera en su reporte.

ESCENARIO PARAJUNIO El BCP recordó que la economía peruana se expandió 6.4% en mayo y, al igual que en abril (7.8%), volvió a superar el consenso (5.4%) del mercado. Así, dijo que la actividad económica habría registrado un crecimiento cercano al 6% en el segundo trimestre del 2018, una tasa máxima en 18 trimestres, donde casi una quinta parte del resultado habría sido explicado por la pesca y la manufactura no primaria.

Para junio, la entidad financiera señaló que los indicadores disponibles mostrarían un menor dinamismo que en abril y mayo. Esto porque la expansión de la inversión del gobierno general se desaceleró de 10.2% en mayo a 5.6%. También, el consumo interno de cemento -el principal indicador del sector construcción- no habría crecido en junio luego de mostrar tasas en torno a 8% en abril y mayo; mientras que la captura de anchoveta cayó 15%.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí