Postrado y desde la cama de la Unidad de Vigilancia Intensiva del Hospital Essalud, Marvin Gutiérrez Flores de 28 años, quien sufrió quemaduras en su cuerpo luego de recibir una descarga eléctrica, clama ayuda para que no abandonen a su familia.

Marvin,realizaba trabajos de mantenimiento enlaparte alta de un poste de cemento en la localidad de Tocache cuando sufrió la descarga.

El joven trabajador de la empresa Etosa, pidió que la empresa lo nombre para que pueda recibir una pensión de por vida. Tiene la seguridad que perderá las dos piernas, porlocual ya no trabajará para sustentar a su familia que dependíade él.