Tras más de diez años de vivir una agonía y sentir que su trayectoria profesional se venía abajo, el médico Alejandro Magno Bartra Soto, por fin puede respirar y dormir con tranquilidad, porque el juez René Cueva Arenas, emitió una sentencia absolutoria.

“He vuelto a nacer”, dijo Bartra entre sollozos empuñando firmemente el fallo que le declara literalmente inocente. Y es que, Bartra Soto tuvo que afrontar por más de diez años un proceso judicial seguido por el Órgano de Control Institucional (OCI-DIRESA), por el supuesto delito de peculado doloso, fundamentando que en su condición de director regional de salud se habría aprovechado del cargo para incrementar su remuneración perjudicando a otros trabajadores del sector.

Junto a Bartra Soto, también estuvieron investigados otros ex funcionarios de la Diresa, quienes, en excepción al médico, no se presentaban en las audiencias, pues al parecer temían al juez muy reconocido por enviar a la cárcel a varios ex funcionarios del gobierno regional de Ucayali y alcaldes.

Sin embargo, Bartra explica que su haz bajo la manga era; el haber presentado en última audiencia un documento en la que mostró su cuadro de ingreso económico que le estimaba por cada año el propio ministerio de salud, incluso, le hizo frente a un análisis del procurador y del fiscal anticorrupción quienes le acusaban, análisis que ha mostrado una falta de investigación por parte de los letrados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí