Un informe de la Dirección Regional de Salud Ambiental – Loreto (DESA) revela que la ciudad de Iquitos cuenta con 26 cementerios en su totalidad, dos clausuradas, tres formales y 21 informales. Este medio se entrevistó con dos funcionarios de la institución y señalaron que el problema de la informalidad data desde gestiones pasadas.

Pero, hasta la fecha, los responsables de los cementerios solo han dilatado el tiempo solicitando ampliaciones para así debilitar el trabajo fiscalizador. Los dos cementerios clausurados son La Inmaculada en el distrito de Punchana y San Roque en San Juan. Los tres camposantos formales, son el cementerio Jardines del Edén, Jardines de San Juany el cementerio municipal de San Juan.

Entre los informales se encuentran: En Punchana: Los Ángeles de Versalles, Comunal de Picuru Yacu, Comunal de Santa Clotilde. En Belén, Cabo López. En el distrito de Iquitos: San Miguel Arcángel o más conocido como el “Cementerio General”, Nuevo Versalles y Munich. Finalmente en San Juan Bautista se encontró a los siguientes: Cementerio Los Ángeles de la comunidad campesina de San Juan, Quistococha, San José de Cahuide km 50, 12 de Abril, San Gilberto km 54, Santa Liliana, Cruz del Sur, sin nombre km 44, sin nombre km 42 al 45, sin nombre km 41, sin nombre km 38.50, sin nombre km 35, sin nombre km 32. En el caso del cementerio general de la ciudad, se conoció que hubo una inspección a mediados del mes de marzo y que allí la administración solicitó tres meses de plazo para formalizarse; pero, hasta hace unas semanas se volvió a realizar una re inspección quedando como ultimátum cinco días hábiles para la formalización del camposanto.

Lo mismos sucedió en el caso del cementerio Los Ángeles de la Comunidad Campesina de San Juan, en el lugar los inspectores de la DESA levantaron serias observaciones el mismo que la administración solicitó 15 días hábiles para subsanar las debilidades. Ninguno de los cementerios informales cuenta con licencia de construcción, certificado de habilitación, autorización sanitaria, entre otros requisitos para el correcto funcionamiento de un camposanto.

Héctor Tenorio Suarez, inspector de la unidad de ecología de La DESA – Loreto, indicó que los únicos responsables de la informalidad en los cementerios son las administraciones que las dirigen, pues en cada oportunidad que van a realizar las visitas de control encuentran cambios y al ser consultados por si regularizaron su situación, argumentan desconocer porque son nuevos en el cargo. “Tememos de un problema ecológico y ambiental, por la exposición de inhumaciones en algunos cementerios”, explicó el funcionario.

Finalmente Ray Fernández Noriega, coordinador de la unidad de ecología y protección del ambiente, argumentó que la situación de algunos cementerios se definirá en las siguientes semanas puesto que los informes que han levantado como institución se encuentran en el despacho de asesoría legal quienes autorizarán medidas correctivas o clausura de la misma.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí