El menor de los Fujimori solía decir que su principal objetivo era que su padre fuese liberado, pero luego de darse el indulto humanitario salió a “pedir las cabezas de los asesores” Pier Figari y Ana Herz de Vega.

“Nos deja claro que su objetivo no era la liberación de su padre, su objetivo y ambición política es hacerse del poder en el partido que formó su hermana y para eso necesitaba a su padre libre para que, finalmente, lo imponga dentro del partido”, advirtió en “Canal N”.

Salaverry criticó el mensaje que, según dijo, brinda Kenji Fujimori de ser el “hijo bueno que ha luchado por la libertad de su padre, yendo contra el compromiso de su hermana y del partido de no usar el poder político para dar una ley con nombre propio”.

“No está feliz y tranquilo con la liberación de su padre, está pidiendo cabezas. Su objetivo era hacerse del poder en Fuerza Popular, ser candidato presidencial y no llegar a ese liderazgo mediante una elección interna, sino por la imposición del líder histórico”, insistió.

Comentarios