La sobrepoblación, la falta de personal y la pobre infraestructura continúan siendo los principales problemas del Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Pucallpa (Maranguita). El referido Centro volvió a cobrar notoriedad con el internamiento de menores de Huánuco, Loreto y San Martín. El juez Jhonatan Basagoitia, informó que en la actualidad 167 menores infractores están hacinados, porque el centro sólo tiene capacidad para 60 adolescentes. Por ello, considera que los jueces penales deben evitar privar de la libertad a los menores que cometen faltas leves. “Si bien es cierto que este centro juvenil sirve para ayudar psicológicamente a los infractores, privar su libertad a menores que cometieron faltas leves es someterlos a un involucramiento inadecuado con adolescentes que sí cometieron delitos graves, como homicidio, abuso sexual”, declaró el letrado.

Por ello, resaltó que el Estado ya puso en marcha el SOA, un servicio que brindar a los menores la oportunidad de cambiar su vida en libertad y con ayuda de profesionales. “Este mecanismo ayudará a reducir el número de infractores por faltas leves y limpiará la conciencia de la población interna. Privar de su libertad a adolescentes de 12, 13 y 14 años, causa secuelas y daña la salud mental de los menores”, argumentó. El magistrado también cuestionó que las autoridades regionales, provinciales y distritales sean indiferentes a esta problemática. (Miller Murrieta)

Comentarios