La amenaza de violencia habría generado una especie de histeria colectiva en Aguaytía. Desde el puente, hasta el centro y sector más comercial de esta ciudad, se notó que varias tiendas y puestos de comida cerraron sus puertas por temor a saqueos. Incluso los locales de baile y bares ubicados a márgenes del río Aguaytía, habrían interrumpido sus labores ante el temor de ataques, pese a la presencia de un fuerte contingente policial que llegó hasta la jurisdicción para prestar las garantías del caso y resguardar la tranquilidad de los pobladores. CONTINGENTE POLICIAL El centro de la ciudad, diversos establecimientos comerciales también permanecieron cerrados sus puertas y rejas debido al temor de posibles saqueos. Alrededor de las 12 m., las boticas, los bancos, mercados, restaurantes, entre otros comercios cercaos a la estación policial, también cerraron sus puertas tras la aparición de los ciudadanos en protesta. La policía refirió que sus presencia responde a una orden que recibieron para custodiar las zonas de mayor flujo en esta parte de la capital de Padre Abad, luego de la advertencia de dirigentes del sector en azotar a los malos funcionarios públicos a fin de ser escuchados y atendidos por el Gobierno de PPK, lo antes posible, fundamentando que el mandatario es indiferente a sus demandas. BUSCAN ATENCIÓN DE PPK Pese a no contar con el apoyo de los recientes distritos Neshuya y Von Humboldt, y del Comité Provincial de Seguridad Ciudadana quienes les exhortaron deponer la medida, los ciudadanos se armaron de valentía y liderados por sus dirigentes del Frente de Defensa, acataron el segundo día del paro de 72 horas, a fin de ser atendidos por el Gobierno Central. “Necesitamos la atención del gobierno de PPK y del gobierno regional de Ucayali que hasta el momento se muestran indiferentes a nuestra medida de lucha. Se necesita mejorar las estadísticas en el sector salud, educación, mejorar las carreteras, la revisión de obras que tienen procesos judiciales y otros. Mañana (hoy) seguiremos en protesta”, declaró Robert Rojas, un dirigente. PASE NORMAL Según fuentes policiales, pese a las medidas de lucha de los pobladores de diversos caseríos apostados en Aguaytía, el transporte público y de carga pesada sigue con total normalidad y que la PNP (tránsito, halcones y efectivos encubiertos) viene manteniendo el orden. Piden cualquier acto ilícito lo denuncien en las garitas de control del km 22, km 34, 60, 86 y otros, a fin de que las fuerzas del orden actúen de inmediato. (Miller Murrieta)

Comentarios