Dictan 18 meses de prisión preventiva para los presuntos asesinos del canadiense Jhonatan Raymond Perso. Uno de los compatriotas de la víctima se declaró culpable y negó haber recibido ayuda alguna para cometer el asesinato. Familiares de Raymond Perso han iniciado gestiones para repatriar los restos mortales. Se recuerda que, el mediodía del pasado miércoles 20 de setiembre, se produjo el hallazgo de los restos mortales del canadiense Jhonatan Raymond Perso de 34 años de edad, natural de Quebec, quien yacía en una fosa común dentro de su propiedad ubicado en el caserío suniplaya a 15 kilómetros de Yurimaguas. Las autoridades policiales de la provincia de Alto Amazonas, fueron advertidas que desde el 7 de julio, Jhonatan Raymond se encontraba desaparecido. Posterior a esta fecha, especialistas del departamento de criminalística de la PNP de Lima, viajaron hasta la ciudad de Yurimaguas para iniciar las investigaciones, y fue gracias a la prueba de luminol practicada a uno de los inmuebles de propiedad del desaparecido que se pudo evidenciar presencia de sangre en el piso, por lo que concluyeron que se trataría de un asesinato. Los compatriotas de la víctima, Philippe Truchon de 30 años de edad, y Nathan Deslandes de 33 (ambos también de Quebec), fueron detenidos y conducidos a la carceleta donde permanecieron hasta el hallazgo del cuerpo sin vida de Jhonatan. La mañana del jueves 22, ambos canadienses – sospechosos de la muerte de su compatriota, fueron conducidos ante el juzgado en donde Phlippe Truchon se declaró culpable y narró los hechos. “…La noche del día 07 de julio estábamos con Jhonatan Raimond viendo la televisión. Jhonatan me reclamó muchas cosas e incluso me golpeó y no era la primera vez que lo hacía, salió de donde mirábamos televisión y se dirigió a su cuarto diciendo que me iba a matar; fui tras él, porque en su habitación tenía dos pistolas calibre 22 y una perdigonera. En la habitación le empujè y cayó en la cama, cogí la pistola que estaba cerca a la cama con la perdigonera y le disparè. Luego bajé el cadáver al primer piso y lo escondí hasta la noche siguiente. Al promediar las 11 de la noche del 08 de julio, saqué el cuerpo de Jhonatan en una furgoneta azul en medio de sacos de carbón”. Confesó Truchon. Tras la confesión, el juez del juzgado de investigación preparatoria de San Martín dictó 18 meses de prisión preventiva para ambos canadienses. Cabe señalar que, Phlippe Truchon negó en todo momento haber recibo el apoyo o respaldo de su compatriota Nathan Deslandes, y reafirmó su argumento adjudicándose la autoría del crímen. Hasta el cierre de la presente edición, Diane La Barre – madre de Jhonatan, había iniciado los trámites para repatriar las cenizas de su hijo. (Patrick López)

Comentarios