Oportunidad de diálogo. Es lo que buscan los docentes ucayalinos con la ministra de educación, Marilú Martens fundamentando que si el Ejecutivo no les atiende, al menos en la región se mantendrán firmes hasta que acepten el 90% de sus petitorios. Asimismo, tras declaraciones de la ministra de educación anunciando acuerdos con el Sutep, y que el próximo año el piso salarial de 2 mil soles se incrementará sobre la jornada laboral de 30 horas pedagógicas, los docentes ucayalinos la cuestionaron manifestando que la funcionaria desconoce sus horario laboral. Por ejemplo, la secretaria de la base magisterial Encarnación Villacorta, Emérita Pezo Braun, refiere que la ministra les pretende “mecear” porque hoy en día trabajan más de 35 horas y el Ministerio de Educación no les paga por eso. Sin embargo pretende incrementar bajo el concepto laboral de 30 horas. Por otro lado, la ministra también refirió que el próximo año beneficiarán a los maestros con el pago de luto, sepelio y compensación por tiempo de servicio (CTS) a los docentes contratados y que el sueldo de 2 mil soles es justificado, lo que es criticado por los maestros fundamentando que la funcionaria pretende meterles un “antalginazo”. El secretario de la sute base Nuestra Señora de Guadalupe, refirió que desconocen todo acuerdo entre la ministra y dirigentes de Cusco, manifestando que la funcionaria únicamente debe venir a Ucayali, para sincerarse con los huelguistas porque los ucayalinos siempre son considerados como la última rueda del coche, y cuestiona los 2 mil soles que pretende la ministra. (Miller Murrieta)

Comentarios