Además de la labor legislativa, los congresistas realizan otras funciones, entre ellas un conjunto de actividades en la circunscripción electoral por las que fueron elegidos, las cuales cumplen en la denominada semana de representación parlamentaria. Estas visitas tienen por fin fiscalizar proyectos de inversión pública y establecer una comunicación fluida entre ciudadanos y representantes, labor que ha sido institucionalizada desde el momento en que fue consignada en el reglamento del Congreso. Sin embargo, en algunos casos esto no se cumple al pie de la letra. A fines de marzo de este año, la legisladora fujimorista Marita Herrera reportó a la Presidencia del Congreso su informe sobre las actividades durante la semana de representación realizadas entre el 25 y 29 de marzo en la región Amazonas. Pero grande es la sorpresa al confirmar que su movimiento migratorio revela que precisamente en esas fechas se encontraba en Ecuador. INFORME. En el oficio 1077- 2017-MHA-CR presentado por Herrera el pasado 22 de mayo ante la entonces presidenta del Congreso, Luz Salgado, detalla una serie de actividades efectuadas en dicha región durante las fechas citadas.La legisladora destaca, por ejemplo, que el 27 de marzo estuvo realizando un trabajo de fiscalización de la gestión del gobernador regional de Amazonas, Gilmer Horna. Según Herrera, la gestión de la citada autoridad heredó varios hospitales móviles, los cuales encontró paralizados. Es más, la congresista muestra imágenes que demuestran, según ella, su labor de supervisión en la zona. “Se ha remitido un oficio al gobernador para que de inmediato dé una información por escrito sobre la situación en que se encuentran estas unidades”, explicó en el documento entregado al Congreso. La parlamentaria también informó que el 28 de ese mismo mes lideró la conformación de un Comité de Apoyo para ayudar a los afectados por el fenómeno El Niño costero. Incluso, un día después, según su reporte, estuvo presente, desde muy temprano, en la supervisión del funcionamiento del Puente Cajacuro de Bagua Grande, así como en otras obras. INCONGRUENCIAS. Según el reporte migratorio en poder de Correo, Herrera estuvo fuera del país en las fechas que aseguró haber realizado actividades en el marco de la semana de representación congresal: El 25 de marzo viajó a Ecuador y retornó el 29 de ese mes.Otros elementos que echa más sombras y dudas sobre este caso es que Herrera informa en su cuenta de Facebook que el 22 de marzo se encontraba realizando labor de fiscalización a los hospitales móviles cuando en su reporte enviado al Congreso figura que esta actividad la realizó el 27 de ese mes.Asimismo, recién el 30 de mayo publica en su red social las supervisiones que realizó el 29 de marzo, fecha que según su récord migratorio corresponde a su retorno a Lima desde Ecuador. DESMENTIDO. El gerente de la subregión de Utcumbamba, Pastor Izquierdo, señaló que la congresista no estuvo presente en la supervisión del pasado 29 de marzo en el puente Cajaruro (Amazonas). “No me consta que ha venido a verificar el puente Cajaruro. No hemos recibido la visita de la congresista. (En esa fecha) ha venido el vicegobernador de Amazonas, el consejero de Amazonas, pero la congresista, no”, sostuvo a Correo el funcionario.En tanto, el alcalde de Chachapoyas, Diógenes Zavaleta, señaló a este medio que no recuerda haberla visto el 27 de marzo realizando fiscalizaciones por la zona. “Referente a esa visita no podría afirmarlo, porque tengo entendido que esa fechas no estuvo por acá. Las veces que ha venido por Chachapoyas ha conversado conmigo unas cuatro veces, pero fue el año pasado en mi despacho y en una universidad”, señaló.Dijo que como legisladora no coordina con las autoridades de Chachapoyas para ver la problemática de la zona. DESAFUERO. Una fuente administrativa del Congreso explicó a este medio que los legisladores reciben 7 mil soles por concepto de representación, aparte de su sueldo (S/15 mil). “Se verifica sus gastos en el informe de representación que entregan al Congreso. Algunos lo detallan, otros no”, explica. Como se recuerda, durante el gobierno nacionalista, el legislador José Anaya, conocido popularmente como “Comepollo”, falsificó comprobantes de pago sobre consumo de pollo y pasajes terrestres, razón por la cual fue desaforado del Congreso, y posteriormente preso al cabo de un proceso judicial. “Falsear documentos representa un delito penal que está sujeto a una denuncia constitucional para ser juzgado”, advirtió el funcionario. EN SILENCIO. Correo ha intentado comunicarse con Marita Herrera desde el último jueves, pero no hemos obtenido respuesta de la fujimorista. No respondió nuestra llamada ni mensajes. También nos comunicamos con los responsables de prensa de la bancada “naranja”, pero dijeron que no responderá. A su asesora de prensa le enviamos un cuestionario de preguntas para que la congresista nos dé sus descargos, pero tampoco hubo respuesta hasta ayer por la noche. Aseguró que le envió nuestro mensaje y que le iba a responder, sin embargo no tuvo resultados. “En cuanto ella (Marita Herrera) me dé la información, te mando un mensajito con las respuestas de la legisladora (…) Ahorita no está en el Perú”, alegó la asesora de la legisladora. Gonzales: “Una cosa es un error y otra una falta voluntaria” El presidente de la Comisión de Ética del Congreso, Juan Carlos Gonzales, señaló en términos generales que ningún congresista debe mentirle al Parlamento respecto a sus viajes de representación. “Una cosa es un error, pero otra muy distinta una falta voluntaria. Si Ética y otro órgano del Congreso decide sancionar, se tiene que acatar. Es una pena que no se respete el Código de Ética”, lamentó.

Comentarios