Un adulto mayor procedente de la provincia de Chanchamayo – Junín, reaparece después de sobrevivir 8 días en la agreste selva de Atalayav Ucayali, tras haberse perdido por buscar palmeras conocidas como umiro con la cual techar su vivienda.

Pablo Ore Vargas, luego de un sin número de intentos logró salir a un poblado ubicado por la quebrada Huao, sano y salvo, pero si con unos 6 kilos menos de peso. En contacto con este medio de comunicación, el veterano ciudadano, agradeció a Dios por haberlo guiado y protegido durante estos días en el que tuvo que sobrevivir sin alimentos y sin protección, asimismo bajo la amenaza constante de animales feroces y serpientes venenosas.

Explicó que en medio de la vegetación no encontró el camino para regresar a su choza instalada en el sector de Alto Mapalca al cual llegó para tomar posesión de varias hectáreas de terreno, a fin de sembrar plantaciones de cacao. También que se dejó guiar por las quebradas de la zona para ubicar a pobladores y estas le puedan auxiliar, con alimentos y abrigo, aunque ello ocurrió después del octavo día.

En tanto pudo aplacar el hambre comiendo yuca, gracias a la siembra realizada por miembros de la Asociación Agropecuaria Los Triunfadores, según un escrito en madera encontrado en el lugar. No se arrepiente La dura experiencia vivida la cual puso en riesgo hasta su propia vida, no le quita el sueño al poblador natural de la Merced-Chanchamayo, seguir con su proyecto agrícola.

Pablo Ore, asegura que se encuentra bien de salud y dispuesto a regresar a Alto Mapalca, para proseguir con el sueño de hacer realidad la siembra de Cacao. Vive con su primo, sus demás familiares radican en la zona del cual proviene, en el extremo piensa morir como agricultor, porque se siente bien. Solo reflexiona, a partir de la fecha, tendrá más cuidado cuando ingrese al monte, asegura.

Comentarios