Chile batalló de principio a fin, pero no pudo doblegar al buen equipo alemán. Los europeos se coronan campeones de la Copa Confederaciones. El talento superó a la audacia. La Selección de Alemania doblegó al sorprendente Chile en la final de la Copa Confederaciones disputada este domingo. El equipo midió el poderío de su rival en los primeros minutos de juego, para luego sacar a relucir su autoridad en cada sector del campo. El título se fue para Europa La ‘Roja’ se jugaba algo más que un campeonato, se jugaba la posibilidad de decirle al mundo del fútbol que ellos pueden jugar de igual a igual ante el rival más poderoso y salir airosos. Por ello, desde el pitazo inicial se volcaron en área alemana para presionar y atacar. Primero una jugada de Charles Aránguiz que aprovechó una desconcentración de la defensa alemana y luego un disparó de Eduardo Vargas que obligó al esfuerzo a Ter Stegen para evitar el primer gol. Chile era más en los primeros 15 minutos, hasta que llegó un error que decidió el partido. La jugada. Marcelo Díaz erró en salida muy cerca de su área. Timo Werner aprovechó la falla, corrió por izquierda y cedió el balón para que Lars Stindl simplemente la toque y ponga el 1-0 al minuto 20. Así empezó el recital de toques y buenos pases de la Selección de Alemania, un equipo donde todos son figuras, al punto que no tuvo un goleador indiscutible: Timo Werner, Leon Goretzka y Lars Stindl anotaron tres goles cada uno. La inteligencia de Julian Draxler y el temperamento de Joshua Kimmich también merecen una línea aparte. Buscaron el empate. Chile aguardó la segunda mitad para sobreponerse al resultado en contra, apelando a los desbordes de Alexis Sánchez y los disparos de Arturo Vidal. Ocasiones tuvieron, pero no acertaron en la definición. Por su parte, Alemania pudo ampliar el marcador en varias ocasiones pero la defensa chilena lograba recuperarse. El duelo estuvo manchado por una falta artera de un viejo conocido: Gonzalo Jara. El defensor conectó un codazo en el rostro a Timo Werner en una jugada dividida. El árbitro apeló al VAR pero solo le sacó tarjeta amarrilla al agresor. Con un plantel que promedia los 24 años, Alemania logró superar a la ‘Roja’ y coronarse por primer a vez en su historia como campeón de la Copa Confederaciones. Ahora los dirigidos por Joachim Löw tendrá que hacerle frente a una famosa maldición: quien gana este torneo no puede hacer lo mismo en el Mundial siguiente. Los alemanes tienen argumentos de sobra para salir airosos de ese reto.

Comentarios